In Historias

Hola! Me llamo Francisco y soy de Benetusser.

Este es el tercer año que participo en esta prueba, anteriormente nunca había hecho nada de ciclo turismo.
El ciclismo es una pasión que he descubierto hace poco y me ha ayudado mucho en el terreno personal.
Con él he descubierto una forma de desplazarme, hacer deporte, pasármelo bien y hacer grandes amigos.
Amigos que te ayudan y descubres cosas nuevas con ellos, que te hacen sacar lo mejor de uno mismo.
Cuando termino una ruta, tengo que mirar el recorrido para creerme lo que he conseguido ese día.
Esta prueba, es un reto personal que me impongo para no quedarme sentado en casa. Con la ayuda de los compañeros de la grupeta y los ánimos que me dan, afronto esta prueba con ilusión y ganas de poder terminarla sin riesgos ni problemas, siempre con prudencia y calma. Ya que mi preparación física no es la mas óptima para afrontar este tipo de pruebas.
Veo que hay mucha afición y entrega en este deporte, en esta nuestra tierra, tenemos una gran representación de gente muy preparada.
Increíble ver como bajaban los primeros participantes , cuando yo todavía no había hecho la cima del Oronet.
En la v21 vi que no podía seguir el ritmo que estaba marcando el grupo donde me había metido y pensando en todo lo que me quedaba, decidí bajar el ritmo. Me pasó casi todo el mundo y muchos me daban ánimos  y algunos se ofrecían a darme rueda… Pero no podía con el ritmo.
Lo sorprendente de este deporte, sin conocerte , se ofrecen, te animan he incluso se quedan a tu lado para que no te sientas solo. Así conocí a Joaquin  y lo que le paso hace tiempo.
Cuando paramos en lo alto del Oronet, vi a un chico con una mtb, que estaba haciendo la prueba. hace dos años coincidimos y le lleve a rueda y entramos juntos a meta. estuvimos hablando de ello, hasta que llegamos a las primeras rampas de Segart, allí le dije que yo me quedaba y subiría de tranki…
Esta parte del recorrido era la mas dura para mí, mis piernas se quedaron sin fuerzas y solo pude hacer un 1/4 de subida , encima de la bici, el resto lo hice a pie…
Cuando llegué al alto del Oronet, pude llenar los bidones de agua y comer algo para poder llegar a Valencia. Mi objetivo era llegar y terminar, no importaba la posición. Estaba tocado, pero no hundido, era mantener un ritmo que pudiera llevar, sin problemas. Me paso hasta el apuntador… No sé de dónde pueden sacar tanta fuerza estos chicos, yo estaba, que no estaba.
Gracias a la organización y a la agrupación de tráfico, pude llegar hasta meta.
Durante el trayecto, las motos de la organización, me preguntaban como estaba y si necesitaba ayuda, el coche escoba también se ofreció y la furgoneta que quitaban los carteles, también me informaron en la posición que estaba y me indicaron el camino que tenia que coger para llegar a la Patacona.
Quiero agradecer a la guardia civil de Trafico la gran labor que hizo y al motorista que me dio ánimos y escoltó hasta meta.

¡Nos vemos en el 2020!
¡El ciclismo es mi pasión!

Recent Posts

Dejar un comentario

historia de un reto

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información.

Cerrar